Una de las grandes diferencias entre la Cirugía guiada de implantes dentales y la cirugía convencional es que la primera es mínimamente invasiva.

Son varias las diferencias entre Cirugía Guiada de Implantes Dentales y cirugía de implantes dentales convencional. Una de las más valoradas es que es mínimamente invasiva, que conlleva un post operatorio casi sin dolor.

La cirugía guiada de implantes dentales es mínimamente invasiva. Esto se logra porque antes de la intervención, la cirugía se planifica con un moderno programa computacional y tecnología 3D. Así se simula la operación lo que permite que los implantes dentales sean colocados en el lugar exacto en que se planificó. La gran ventaja de este sistema, es que no es necesario hacer incisiones en la encía. Por el contrario, en la cirugía convencional, se hacen grandes cortes para buscar el lugar más óptimo donde colocar los implantes.

El tiempo de la cirugía guiada de implantes dentales disminuye en un 80%.

Como la intervención ya está simulada y se sabe dónde se colocarán los implantes, la cirugía es muy rápida y eficaz. Por el contrario, la cirugía convencional es más lenta porque el profesional tiene que buscar durante la operación el lugar ideal para instalar los implantes dentales.

El post operatorio de la cirugía guiada de implantes dentales es prácticamente sin dolor.

Como la intervención es mínimamente invasiva y casi sin cortes, en muchos casos no requiere puntos. Estas ventajas permiten que el post operatorio sea más corto y prácticamente sin dolor. En cambio, a cirugía convencional de implantes dentales es muy invasiva, requiere cortes importantes y puntos. Esto se traduce en un post operatorio muchos más largo y doloroso.

A estas 3 ventajas indiscutibles, se suma que con la cirugía guiada de implantes dentales se logra:

  • Mejor estética y función.
  • Los resultados son exactos y predecibles.
  • En ciertos casos se pueden colocar los dientes de manera inmediata.

Por todo los anterior, en Oral Blank utilizamos la cirugía guiada de implantes dentales, la misma usada por prestigiosos implantólogos en todo el mundo. La escogimos porque es, sin duda alguna, la técnica que más favorece a los pacientes. Se enmarca dentro de nuestro concepto de odontología sin stress, odontología sin dolor.